Llegó el momento de a transformación, y cómo si de “Lluvia de estrellas” se tratara, la ZitroVan desaparece en una cortina de humo para…

Ah! No… Que aquí no va a ser tan sencillo ni tan rápido… 

¡Anyway! ¡Que hemos comenzado con el proceso y esto no tiene vuelta atrás!

Para empezar, decir que tras algunas noches fuera, y que el kit que llevábamos nos ha servido de gran ayuda, fuimos anotando los pros y los contras de cara a este gran cambio que le queremos dar a nuestra furgo.

Finalmente nos decantamos como primer requisito, por un mueble lateral tipo California, lo más grande posible, ya que llevamos muchas cosas con nosotros encima y aquí hay algún maniático al que no le gusta verlo todo por medio… y menos con tan poco espacio!

Como segundo imprescindible, una cama fácil y rápida de montar y desmontar en la que pueda circular gente sentada legalmente. Traduciendo: Un asiento-cama homologado.

Hasta ahora montábamos la base con el kit de la furgo, y 20 minutos después, y no sin caer alguna gota de sudor, conseguíamos hinchar el colchón de matrimonio hinchable que además alguna noche nos dejó durmiendo sobre dura madera. Además del engorro de montar, desmontar, hinchar y deshinchar, era enorme y poco práctico.

Así que basicamente, queríamos transformar nuestra Transporter de carga, a una completa California a nuestro gusto.

Y nos pusimos a ello!

Antes de nada, ver cómo era el interior aunque sin los asientos:

Demasiado ruido sobre nuestro lienzo, así que manos a la obra y a desmontar todo lo que sobra:

Esto ya es otra cosa. 

Hasta ahí pudimos llegar sin tener que levantarla. Los anclajes de los asientos van por debajo, y hubo que retirar protectores de plástico, protectores metálicos, sacar el tubo de escape y bajar el depósito del combustible para poder llegar a los del lado izquierdo.

Una vez todo listo, teníamos muy claro qué suelo iba a sustituir al cómodo, pero sucio y poco práctico suelo de goma que venía de fábrica.

Cómo nos encontramos en un periodo de Ensayo y Error, nos propusimos no malgastar nuestro presupuesto en pruebas y optamos por un tablero de DM de 16mm que sale a la mitad de precio que un fenólico contrachapado cómo el que queremos utilizar para el resto de la furgo. Perjudicamos el peso, pues el DM es muy pesado, pero para hacer pruebas no nos importa demasiado.

Para el aislante, y puesto que seguimos haciendo algo muy provisional a espera de instalar un asiento-cama definitivo, optamos por un aislante térmico y acústico algo más básico que el super reconocido Kayflex que se suele utilizar en gran parte de las camperizaciones, en este caso utilizamos el aislante que se trabaja en los parquets y tarimas flotantes, pero dándole dos capas del mismo en lugar de una.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here