Muchos afortunados no tendrán que hacer estos trayectos nunca.

Hablo de las casi 40h de travesía que suele durar el ferry desde península (Huelva) hasta Canarias, concretamente a Tenerife, o viceversa.

La verdad, es una experiencia que prefería evitar a toda costa, pero me mudé a Tenerife por trabajo, y mi coche tenía apenas un año, por lo que “carretera y manta” desde Barcelona hasta Huelva, y posteriormente, mi primera vez en tan ansiado ferry. Hablo de 2016, y ahora mismo escribo esta entrada desde el mismo ferry, pero en este caso de vuelta a península.

La Perla Negra (25 de Mayo de Mis Finanzas) vuelve a su ciudad natal, dónde hemos encontrado comprador, y eso implica volver a vivir esta experiencia que tan pocas ganas tengo, pero ya que estamos aquí, vamos a hablar un poco de la experiencia.

1. Trayectos

En mi caso, solo puedo hablar de Huelva a Tenerife, y de Tenerife a Huelva que es el que estoy realizando en estos momentos. Intenté buscar el punto más al sur de la península para estar el menor tiempo posible de travesía y a su vez, la opción más económica.

Naviera Armas ha sido mi aliada para estos dos trayectos, aunque otras navieras también ofrecen la conexión península – Canarias desde otros puertos como Cadiz o Barcelona.

La duración de la travesía es de unas 37 horas, aunque viajando por mar, nunca se sabe, y cabe añadir que el puerto de Santa Cruz de Tenerife es la última parada del buque, por lo que atraca en Lanzarote y Gran Canaria, embarcando y desembarcando tanto pasajeros cómo vehículos, con el retraso que esto puede conllevar.

Para la reserva, yo siempre las he realizado por internet, y desde luego que el proceso no puede ser más sencillo, sólo quisiera apuntar que practicamente no hay información al respecto de las obligaciones con Hacienda si llevas tu coche de península a Canarias o viceversa, y va a permanecer allí por más de 6 meses.

Busca siempre el trayecto más corto.

 

2. Precio y acomodación

Sobre el precio, creo recordar que en 2016 pagué cerca de 375€ por el trayecto Huelva – Tenerife, con el coche (turismo pequeño) y acomodación en butaca VIP.

En esta ocasión, y cómo todo ha sido rápido y corriendo, no quedaban plazas en butaca VIP, y el camarote es un lujo que no quiero si quiera permitirme, (me parece desorbitado pagar entre 500 y 700€ por un camarote de 2 x 2 m) así que la tarifa más económica de todas, pasaje en butaca normal y el vehículo, por 232€, cuando la butaca VIP sólo aumentaba 25€ el precio total del billete.

Las butacas VIP, se encuentran en una sala cerrada con llave magnética, a la que sólo pueden acceder los pasajeros con acomodación en la misma. Las butacas son muy anchas y acolchadas, por lo que sumando a que se pueden poner practicamente planas, hacen las veces de una cama. Cada 3 filas de butacas hay un enchufe, tienen una pequeña tele en el techo, y lo más importante, tienen baños bastante limpios con duchas. Cuando llevas 24 horas metido aquí dentro, una duchita te deja como nuevo. Y para terminar, tienen café y zumos gratis.

En butaca convencional hay varias zonas por el buque con cerca de 20 filas, no son ni la mitad de cómodas, se pueden reclinar tan solo unos grados hacia atrás, y ni tan siquiera disponen de mesitas para poder apoyar el ordenador, etc…

Y para terminar, y aunque no está incluída en ninguna tarifa, existe la opción que más me llamó la atención cuando hice el viaje de ida, y que ahora estoy poniendo en práctica.

A falta de pan, buenas son tortas… Y es que cuando entraba al barco veía a mucha gente dirigiendose hacia las zonas de descanso de las cafeterías, dónde hay unos pequeños sofás dobles, con una pequeña mesa fija delante y 3 butacas de la misma altura que el sillón… además de varios enchufes cerca.

Ya os podéis imaginar la jugada. Cada mini-sofá y los sillones que les envuelven, se convierten en “camarotes” sin paredes, pero mucho más cómodos y completos que la butaca convencional, y seguramente mejor que dormir en el suelo ( muy extendido ).

Cualquiera que mida más de 1,70m, lo va a tener dificil para estar medianamente cómodo en el sillón, por lo que las butacas hacen de prolongación del sofá, y permiten pasar la noche de una manera medio digna. 

AAsí que si no podéis optar por la butaca VIP, ni pretendeis dejaros medio sueldo en un pésimo camarote, no penséis que está todo perdido… ¡Se puede sobrevivir!

 

La mejor opción, calidad-precio, es la butaca VIP.

 

3. Comer durante el trayecto

Quizás sea un tema que cualquiera pueda plantearse antes de subir al barco, pero en mi primera vez de Huelva a Tenerife, no me surgió esa duda hasta llegado al puerto de Huelva y mientras esperaba para pasar el control de aduanas. Demasiado tarde para pasar por Mercadona…

Así que una vez esperando delante del navío en el que iba a pasar prácticamente dos días, se me ocurrió entrar a preguntar si había restaurante o algo por el estilo (algo obvio, supongo) y el destino quiso que así lo hiciera, ya que una amable señorita me informó de que había un bono que incluía todas las comidas del trayecto, por 30€, y además, que dicho bono, sólo se podía pagar con tarjeta de crédito en el muelle.

Y no son casualidades de la vida que yo no lleve nada de efectivo encima, pequeñas manías y malas costumbres, pero es que no suelo llevar ni tan siquiera una moneda de 1€, así que no tuve opción de pensar si lo quería o no, tuve que asegurarme el comer a bordo.

Del viaje de ida en 2016, poco puedo añadir que recuerde, pero la conclusión con la que bajé del barco fué una muy clara;

Comprar el Bono de comida, sí o sí.

Esta vez, y pensando en escribir esta misma entrada, me quise fijar en las diversas opciones que uno tiene a bordo, y básicamente son tres bien diferenciadas:

  • No comer en 40 h. ¡Para quien guste y sea capaz!
  • Traerte tu propia comida de fuera. Esta no es una mala opción, todo lo contrario, de hecho me di cuenta que el barco dispone de microondas para el pasaje, cosa que se agradece, pero teniendo en cuenta que zarpabamos a las 6 de la mañana y tenía que llevarme Desayuno, Comida y Cena del primer día, y Desayuno y Comida del segundo día, tampoco iba a disponer de una pequeña nevera, ni dónde guardarlo todo para hacer unas comidas decentes, además de pensar que si pasaba por algún supermercado para comprar víveres para casi 2 días, probablemente me gastara entre 15 y 20€ como poco, así que;
  • La tercera opción es pagar 30€ y comer prácticamente a mesa puesta. Sinceramente creo que es la mejor opción, sobretodo si es de las primeras veces que realizáis este trayecto, pues además la comida es muy variada y ofrece buenas opciones. Yo personalmente soy de buena boca, pero es que me parecía realmente buena para ser la comida de un barco. El bono son 30 euros e incluye 5 comidas, por lo que a 5€ por comida, lo veo muy acertado.

Además, de cada comida me llevaba el postre o algún dulce para el entretiempo, la merienda, etc.

 

4. Entretenimiento

Punto rápido y muy sencillo.

Lleva un ordenador bien lleno de películas y/o series.

Aunque hay servicio de animación a bordo durante prácticamente todo el trayecto, si viajas solo, nada te hará más compañía que otro viajero que vaya solo, pero aún así, las casi 40 horas se hacen eternas, y no hay nada mejor que verse esas películas o capítulos que tenías pendientes. Busca un enchufe cercano y traga horas de video para pasar el trayecto de la forma más amena posible.

Hay una piscina a bordo de este buque, pero gran parte del año se encuentra en obras y vacía. Una lástima.

En las diferentes zonas de butacas proyectan películas, pero son de la época del VHS, y después de hacer el trayecto dos años después, siguen siendo las mismas; Instinto básico (1992), Ghost (1990)…

4 Comentarios

  1. Holaa! he visto que teneis a Nala, y me pregunto: si en este tipo de trayectos tan largos hay posibilidad de viajar con Perro? has visto algo??
    Me ha gustado mucho el Blog!!
    pero de momento no he pisado el paraiso canario

    • Muy buenas!
      Pues sí, en la cubierta superior hay toda una zona para los peludos… No es desde luego lo mejor del mundo (está al aire libre) hay jaulas, pero la mayoría de la gente “acampa” con hamacas con sus perros.
      La verdad que en cada trayecto he visto decenas de perros, supongo que quien no puede/quiere meterlos en la bodega del avión, es la solución que tienen.
      Muchas gracias y disculpa la demora!

  2. Con noticias del 11 de agosto, ya se puede comprar el bono de comida en el interior del barco. En efectivo o en tarjeta.

    • ¡Qué bueno!
      Pues como decía… Creo que es la mejor opción relación calidad-precio!
      Un saludo y gracias por la info!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here